Anuncios Blogs

Publicidad

Intro

Tu opinión

‘Encefalograma plano’. Un artículo de Mario Sánchez del Real

Pues otro año que se escapa, otros doce meses en los que la oportunidad de cambiar algo de nuestro panorama se nos fue.

Nada o poco hay que contar de este 2017, salvo que se constató lo que ya se venía hablando: no hay remontada. No solo no ha aumentado la inversión publicitaria, sino que al comienzo de un año que se preveía mejor económicamente, no hubo más que stand-by y echa el freno Madaleno.

Pertrechados de buenas intenciones (o malas, según se mire), arrancamos optimistas el año 17 que, a decir verdad, también vino lleno de auténticos barros políticos con los que no contábamos y apocalípticas situaciones para muchas marcas, sobre todo las afincadas en Cataluña. Pero no pasó nada. Pasará, pero no en este año en el que bien pudimos ahogarnos en charcos propios y eso que no llovió nada de nada. Encefalograma plano hasta en el tiempo.

Si bien tenemos llenas las piscinas de posibilidades y herramientas, que más que nunca rellenan propuestas valientes, charlas y artículos de “el futuro que está aquí”, cargado de uve y erres, navegación inmersiva, tres sesentas y mobile marketing en forma de apps de todo tipo, de influencers que se creen CR7, del mundo de big data y de vete tú a saber qué más. Pantanos que esperan ser abiertos. Pero ya no hay NO-DO, hay TO-DO, please.

Seguimos igual. En lo principal, nada cambió. Seguimos sin aprovechar el increíble momento que vivimos.

No hemos aceptado que hay una nueva forma de entender la publicidad (y la vida) por parte de la gente, de consumo de marcas y de contenido y de desparrame de éste con quien me dé la gana, que no comulga con el bombardeo y la repetición, la exposición a base de gerrepeses. Aunque no todo lo anterior está perdido. Increíblemente mucha gente sigue empeñada en ver la tele, consumir cine o escuchar la radio, pero a su manera, no a la nuestra. Lo que hay es que mejorar y enriquecer, jugar con las pistas del circo según convenga, incluso con todas a la vez. Una locura en pista que casi siempre acaba en el fortín del GRP.

Al mismo tiempo, ahí afuera se gesta la revolución de los Spotify, Uber, Cabify, la legión de coches eléctricos que nos invade… pero no sabemos qué hacer con ello, adonde nos va a llevar todo esto. Si la gente ya no necesita comprar coches, ya no necesita publi ni . No nos necesitan. Necesitan un móvil, una app y una oferta geolocalizada. A tomar por saco el statu quo en el que si no tenías un coche no eras nadie. María Libertad, ahora el EMov es de todos. Ya no gusta conducir. El ejemplo de automoción es extrapolable a casi todo. Compras, ocio, tecnología, música... elijan.

‘HAMSTER’

Seguimos hablando de digitalización de las empresas, cuando lo cierto es que ya no dejaremos de digitalizarnos nunca. Me siento como un hamster metido en su rueda sin fin. ¡Digitalicense, amigos!, sin prisa pero sin pausa, hasta que se mueran. Pues si el diamante es para siempre, no nos lo repitan más, que me hacen viejo solo al mentarlo. Maldito ser analógico...

Nos encanta el cine, aunque ya no vamos. Al menos en la profesión nos gustaba decir que hacíamos pelis, pero esto dio paso a nuestro nuevo engaño publicitario para sentirnos vivos, que para eso somos creativos. Ahora, orgullosos, decimos que hacemos content, o algunos osados hablan de innovación y a renglón seguido volvemos a clasificarlo con un metraje medible y así, o haces unas serie o un documental, corto o similar, o ya no haces content. ¡Como si no hubiera mil formas de hacerlo! Los propios nativos digitales no demuestran cómo hacer content del güeno de forma espontánea y original y no se sienten Grand Prix en innovation ni en content ni en nada. Ellos tienen a los followers. Nosotros rascamos views.

Y luego viene lo de ¿donde lo ponemos? Porque con las redes sociales ya no nos basta, pero no hay pasta para más, que ya me la dejé en el corto. Así llenamos casos y casos para festivales en los que no puede faltar el slide con la fórmula del “y con cero euros de inversión en medios”. Vale, guapo ¿y la fiesta quién la paga? Y ¿a ti quién te paga?. No sé, pero tengo un corto. Tú no.

DESPILFARRO

Como la cosa no pinta bien, este fue el año del me bajo de la moto del despilfarro y nos cagamos en Cannes y la madre que parió a La Croissette. Basándonos en el hecho cierto de que un león sale caro. Hombre, pues háganlo online en streaming y nos ahorramos la pasta de las comilonas, las copas en las terrazas y los hoteles. Su león, se lo imprime usted en casa en impresora 3D, adjunto link de descarga, etcétera... No mola. Esa maldita alfombra roja...

Nuevo paradigma dicen, pues si lo hay, está en la calle, no en las agencias, pero lo que es peor, donde no está seguro es en los clientes, que o cambian o tienen mucho que perder y nosotros con ellos. De los soportes ni hablo, que no me cabe en la columna.

Esperemos salir del coma publicitario en 2018 y que este encefalograma plano actual, sea un status de despiste momentáneo por el reseteo mental de nuestros cerebros, por y para un nuevo sistema operativo publicitario actualizado. No pasará, pero por pedir que no quede.

Comentarios

Publicar un comentario

If you have a TypeKey or TypePad account, please Inicia sesión