Anuncios Blogs

Publicidad

Intro

Tu opinión

‘¿A cuánto la hora de creatividad?’. Un artículo de Carlos Sanz de Andino

Ya está aquí el registro de horas, aún nadie sabe muy bien qué hacer con él, pero tiene intención de quedarse. Y mientras el Real Decreto derriba la puerta de una patada, por la ventana se escapa todo eso que – mal que bien- nos ha traído hasta aquí.

Por ejemplo, adiós a ese clásico de las conversaciones entre creativos y sus siempre pacientes parejas no publicitarias:

- Cielo, ¿te falta mucho?

- Pues no sé, es que todavía no tengo la idea y es para mañana.

- Ya, ¿y cuándo calculas que se te va a ocurrir?

- Y yo que sé, cuando se me ocurra…

“Cuando se me ocurra” tendía a dilatarse, pero ahora la idea se les va a tener que ocurrir a los creativos a eso de y media, para asearla un poquito y fichar a en punto, justo cuando la maquinita haga bing. Exagero, en realidad se podrá tirar de horas extras. Cada trabajador cuenta con hasta 80 al año en sus 221 días laborables… a ver, 80 entre 221… msmsmellevouna… ¡Ah, bueno! cada día podremos quedarnos 22 minutos más. Todo arreglado.

Habrá que buscar soluciones a la que nos espera. Como primera medida, los creativos tendríamos que dejar de perder el tiempo pensando todas esas ideas malas y deberíamos tener directamente las buenas. Antes, lo normal era desechar toneladas de estupideces por cada gramo de genialidad, pero ahora el Decreto decreta que, para ser eficientes, las ideas brillantes deben salir las primeras. Y si él dice que se puede, será que se puede. Lo malo es que si se equivoca, la autoexigencia quedará penalizada. Yo he crecido rodeado de creativos que no se conformaban con la primera idea y que, por ser mejores, estaban dispuestos a sudar la gota gorda más rato. Algunos, hasta lo disfrutaban, aunque el Decreto no me crea.

¿Y las agencias? Para ser sostenibles tendrán que contratar solo creativos rapidísimos, a los Usain Bolt de la creatividad. Basta ya de todos esos lentorros a los que les lleva una eternidad formarse, equivocarse, aprender… Al final muchos se convierten en excelentes profesionales, ¡pero, caray, la de tiempo que se pierde hasta que llega! El caso es que yo recuerdo haber sido uno de esos, uno que se equivocaba y al que le llevo tiempo aprender.

1

Pero el Decreto vela, paternalista, por los trabajadores. En mi agencia solíamos confiar más en la responsabilidad de cada uno para organizarse, aunque al Decreto esto le suene pueril. El problema es que ahora no sabemos qué hacer. ¿A los que bajan a tomar un café les descontamos ese ratito?, ¿prohibimos hablar de Cersei en horario laboral?, ¿ponemos programas para controlar si la gente está trabajando o comprando en Amazon? El Decreto no dice nada de esto, estoy confuso.

Y a los clientes ¿quién les dice que la hora de creatividad les saldrá más cara a cambio – si se aplica la ley a rajatabla – de menor calidad? Supongo que el Decreto pretendía que las empresas contratasen más gente para hacer el mismo trabajo, y está bien… si previamente nos envían al ministro a renegociar el fee de cada cliente. Creo que el Decreto tiene excelentes intenciones que comparto, facilitar la conciliación, evitar abusos… Lo que pasa es que es una chapuza catedralicia y equipara todos los sectores a una fábrica de tornillos. Y mientras nos quede aliento, los profesionales creativos -e incluyo en esta definición a ejecutivos, gestores, planificadores, producción…- debemos resistirnos a ser considerados fabricantes de tornillos, por mucho que alguna vez lo parezcamos.

¡Oh! ¡No me había dado cuenta de la hora! Voy a ir terminando el artículo que si no va a contar como extra. Pues eso… que a ver cómo lo hacemos… que tendremos que acostumbrarnos a soltar el boli hayamos terminado o no… y que me da pánico pensar la de cosas que, a partir de ahora, se van a quedar a me

Comentarios

Creativa por la conciliación

Este post me parece insultante a la vez que cargado de una gran ignoracia hacia otros sectores (no solo proveedores de ferreterías). ¿Has trabajado en algo más que no sea publicidad? ¿De verdad piensas que en el resto de sectores donde se ficha y donde se pagan horas extra solo se hacen tornillos? Es más, ¿realmente has trabajado como creativo en publicidad? Quizás te iría mejor como guionista en Juego de Tronos o haciendo cafés para publicistas con ojeras y trasnochados. Solo un gurú de la conciliación creativa se atreve a hablar de esta manera y sin dar soluciones. No sé. No tendrás hijos, ni amigos con los que quedar, ni tiempo para descubrir qué hay más allá de las cuatro paredes de una agencia. Ojo, que igual te has equivocado de profesión y deberías de ser artista pero de los que ni fichan ni cobran. Porque señores, aquí estamos porque queremos comer de lo que nos gusta, no para que lo que nos gusta nos acabe comiendo a nosotros. Y precisamente, si la gente tiene que ir a la cafetería y "salirse" de las cuatro paredes para poder volver a pensar en la gran idea, ¿no sería mejor que se les ocurra viviendo la vida real?. No olvidemos que los creativos publicitarios pensamos para esa gente que está en las plazas, las calles, con sus hijos, con su familia, osea viviendo. Gracias.

Creativo que vive bien

Es de agradecer que este tipo de medidas inquieten y molesten a los dinosaurios, eso quiere decir que hay esperanza.

Tu artículo es muy deficiente en cuanto al análisis de la situación que lleva al sector publicitario a una situación de déficit sostenida solo por la precarización, dejas todo en el tejado del último eslabón de la cadena, como si la insostenibilidad de un modelo en el que haces tu trabajo del día a día de 9 a 13 y partir de entonces piensas "lo guay" viniera dada por los dioses y no por los que venden al cliente estructuras que no existen.

Tú descuida que el mercado tomará buena nota y se acabarán haciendo piezas de comunicación efectivas, eficientes y bien cobradas, aunque a lo mejor no hinchen tanto el ego a unos cuantos que piensan que son los artistas del siglo XXI.

Justiciero

Creo que la opinión del sr Carlos Sanz de Andino cambiaría, y mucho, si no percibiera ingresos directo de su empresa, es decir, si trabajase noches y noches, fines de semana y fines de semana y siguiera cobrando lo mismo, seguro que la opinión del Sr Carlos Sanz de Andino cambiaría.

Dejar de usar eso de la "creatividad" como arma para defender un status Quo que genera empobrecimiento y condiciones laborales inasumible....

David

Uf, qué vergüenza de artículo y eso que soy socio de una agencia de publi. Prefiero no comentar mucho más, solo decir que no todos opinamos igual que este señor.

Carlos

Mucho mejor trabajar de 9:00 a 21:00 con becarios, contratos de Junior y pagar una miseria por echar más horas que un reloj. ¡Viva la creatividad! Lo de vivir ya si eso...

Publicar un comentario

If you have a TypeKey or TypePad account, please Inicia sesión