Anuncios Blogs

Publicidad

Intro

Tu opinión

‘Cambiar o no cambiar ya no es una opción’. Un artículo de Carlos del Hoyo

Ciudadanos y consumidores ya están listos y dispuestos para el futuro. En su día a día, están adoptando las tecnologías y los servicios digitales mucho más rápido de lo previsto. Como resultado, empresas y organizaciones tenemos que ponernos al día y transformar nuestro modo de actuar para satisfacer las crecientes demandas de nuestros clientes, socios y partners que ya están digitalmente habilitados.

El aumento en el número de minutos/día que el ciudadano dedica a su smartphone crece imparable y con él el consumo de contenidos cada día más segmentados y sofisticados. Queremos sentir en tiempo real una ascensión al Everest, un showcooking o un debate parlamentario o, si no podemos en ese momento, recuperarlo cuando más nos convenga.

La tecnología está impulsando una transformación digital en la industria de las relaciones públicas, y cambiar o no cambiar ya no es una opción. Ya sea en el departamento de comunicación de una empresa o en una consultora de comunicación, la transformación digital es inevitable. Con nuevas tecnologías como la inteligencia artificial (IA), el aprendizaje automático (ML) y el internet de las cosas (IoT) abriéndose camino en nuestras vidas de forma velocísima, todo lo que hagamos, desde la capacitación de nuestros equipos hasta la contratación del talento adecuado, tendrá un impacto en el viaje de transformación digital de agencias y departamentos de comunicación. Todo profesional del mundo de la comunicación debe estar preparado para enfrentar este desafío y en ADECEC, la asociación de consultoras de comunicación en España, hemos identificado en un decálogo las claves de esta transformación.

CARLOS DEL HOYO

Nuevas herramientas para gestionar la influencia

La industria de las relaciones públicas no debería preocuparse, pero sí ocuparse, ya que tiene mucho más que ganar que perder con esta revolución. AHORA tenemos las herramientas para hacer frente a estos cambios: podremos comprender mejor a nuestras audiencias y mejoraremos la gestión en la relación con ese grupo diverso de influyentes que abarcan desde los líderes de opinión, periodistas y autoridades, hasta los microinfluencers.

La inteligencia artificial (IA) cambia relaciones y acelera procesos

Forrester, la consultora tecnológica, predice que la inversión en IA crecerá un 300% solo en 2020. La tecnología que se usó hace años para el desarrollo de los videojuegos más impactantes ahora está aportando datos y algoritmos a la velocidad de la luz y a medida que los chatbots se incorporen a más dispositivos, dejaremos de usar el dedo para clicar y seleccionar e interactuaremos con nuestro lenguaje natural, una inmensa diferencia en facilidad de uso y velocidad. El HomeKit de Apple, el Asistente de Google, Alexa de Amazon, Jarvis de Facebook y muchos otros ya están abriendo nuevas formas de trabajar la comunicación.

Una reciente estimación del Chief Marketer Institute en Estados Unidos revela que el 50% de todas las búsquedas para 2020 serán por voz y en 2022 las ventas por voice commerce tendrán un valor de 40.000 millones de dólares en Estados Unidos. Sin duda, un cambio de paradigma cuando los profesionales de las relaciones públicas tengamos que producir contenido de naturaleza semántica que llegue a los consumidores mediante la activación por voz en los nuevos dispositivos.

Los medios tradicionales decaen… pero tendrán un buen ‘partner’ en las relaciones públicas ‘inteligentes y digitales’

La IA ya ha entrado en las redacciones: en France Presse y en Associated Press redacta noticias sobre deportes y resultados de encuestas electorales. En los últimos dos años, las informaciones redactadas por robots sobre resultados de empresa y noticias de deportivas en Estados Unidos aumentaron de 300 a 3.700 historias. Esta eficiencia de la IA para asumir actividades tediosas y de poco valor humano facilitará tiempo extra a los periodistas para un trabajo de mayor profundidad, pasando el robot a ser visto como el asistente futuro del periodista. Los profesionales de las relaciones públicas podemos asumir un rol nuevo y más amplio como socios de contenido para los medios, identificando oportunidades informativas al tiempo que proporcionamos excelentes recursos visuales (video, foto, infografía, audio…) que pueden enriquecer unas capacidades cada día más austeras.

Mayor conocimiento de las emociones y cómo actuar con ellas

Las nuevas tecnologías están diseñando un futuro donde el mundo virtual y el real se difuminan. Google ya ofreció en 2018 una aproximación sobre cómo ve el futuro en su Conferencia Anual de Desarrolladores: un nuevo espacio con una altísima integración entre ambos mundos que lleva a los gigantes tecnológicos s a invertir cada vez más en que las experiencias de y con sus clientes resulten emocionalmente atractivas. En este nuevo campo de juego se abren nuevas formas de comunicarse, participar y compartir historias para conseguir un resultado más eficaz para las marcas, ya sea en ventas, reputación o alguna forma de compromiso con los ciudadanos, que vinculen mejor la comunicación con el éxito de un negocio o de una idea.

Una monitorización más completa, más eficaz y más ‘cercana’ al roi

Surgen nuevas herramientas en esta transformación digital que acercan a los comunicadores a los dueños de los presupuestos. Podremos cumplir el sueño de todo dircom o consultora de comunicación y demostraremos que somos una inversión y no un gasto. Sabremos cuánto tráfico envía a nuestro sitio web una publicación en un medio, el post de un influencer o una ponencia en un congreso. En el informe actualizado e interactivo de relaciones públicas, las métricas de actividad irán siendo reemplazadas por métricas de resultados. Quedarse atascado en los datos en bruto será muy peligroso. Los nuevos profesionales de deberán combinar gestión de datos y creatividad para predecir las tendencias futuras, identificar nuevas audiencias y garantizar que los programas de comunicación sean atractivos e interesantes para los usuarios finales.

Aseguremos que la tecnología nos ayuda en una información mejor y más ética

La disminución de la confianza del consumidor y ciudadano en los medios de comunicación es una constante en las conversaciones de nuestra industria desde hace tiempo. Según Navegantes en la Red 2019 (AIMC), casi ocho de cada diez internautas afirman que las noticias falsas son un problema grave y el 69,3% se muestra favorable a prohibir estas informaciones. Los constantes escándalos de opinión pública junto con la creciente exigencia de los consumidores de que las marcas se comporten decentemente, significa que habrá más exigencia sobre la ética en las relaciones públicas.

Tenemos que desempeñar un papel más relevante para garantizar que las historias que proporcionamos a periodistas, influencers, líderes de opinión sean sólidas, precisas y relevantes y estén respaldadas por estadísticas acreditadas, opiniones de expertos y datos consistentes.

Carlos del Hoyo es CEO de Asesores de Relaciones Públicas y Comunicación y vicepresidente de ADECEC

Comentarios

Publicar un comentario

If you have a TypeKey or TypePad account, please Inicia sesión