Anuncios Blogs

Publicidad

Intro

Editorial

Editorial 1602: Wunderman Thompson, en tres planos

La creación de la filial española de Wunderman Thompson a través de la integración de J. Walter Thompson, Wunderman y SCPF es una de las noticias más relevantes de un inicio de curso que ha venido cargado de ellas para el sector publicitario. La operación supone la traslación a España de la decisión de fusionar las redes J. Walter Thompson y Wunderman que el grupo WPP, propietario de ambas, tomó hace diez meses a escala mundial. A los dos ingredientes internacionales, en nuestro país se le ha añadido el toque local de SCPF, circunstancia del todo lógica si se tiene en cuenta que poco antes de hacerse pública la decisión internacional, J. Walter Thompson España y SCPF habían empezado, a su vez, a trabajar en su eventual fusión.

La integración ahora anunciada puede analizarse en tres planos. El primero de ellos puede ser considerado meramente simbólico o sentimental, pero se antoja muy significativo. La integración de las tres compañías citadas bajo la enseña Wunderman Thompson implica que la marca SCPF desaparece como tal del mercado español y que J. Walter Thompson queda muy diluida. No es fácil exagerar la importancia del peso específico que estos dos nombres tienen en la historia de la publicidad española. J. Walter Thompson, presente en nuestro país desde 1966 y agencia líder del mercado durante muchos años, contribuyó de manera significativa a la modernización del sector durante las décadas de los 70 y los 80, años decisivos en el crecimiento y profesionalización de la publicidad en España. Desafortunadamente, en los últimos tiempos la agencia ha vivido momentos complejos y llega a esta integración muy despojada de su antiguo brillo. Por su parte, SCPF empezó a operar treinta años más tarde, en 1996, y desde su nacimiento ha sido un indiscutible referente de excelencia creativa. Si a todo esto unimos que Wunderman, el tercer lado del triángulo, aporta una trayectoria de casi cuatro décadas de trabajo en el campo del marketing directo para grandes clientes en nuestro país, parece claro que la nueva Wunderman Thompson tiene una ilustre herencia de la que hacerse digna.

Por otra parte, la puesta en marcha de la operación española de Wunderman Thompson es un eslabón más en la cadena de relevantes iniciativas y cambios que algunas de las agencias creativas del grupo WPP están llevando a cabo en nuestro país. Así, hay que anotar a este respecto el cambio que hace un año se produjo al frente de Grey con la llegada de Máximo Lorenzo como CEO, el cual ha llevado a cabo una notable renovación del equipo directivo de la agencia; la renovación de la estructura y equipo directivo, en aras de una mayor integración y transversalidad, que ha llevado a cabo en Ogilvy España Alfonso Marián, nombrado presidente el pasado mes de enero; y la implantación en nuestro país de la marca VMLY&R -producto de la fusión a escala mundial de la agencia digital estadounidense VML con la red Y&R-, mediante la integración de las operaciones locales de Y&R y Labstore. Todo ello supone que, por así decir, las grandes marcas internacionales de agencias creativas de WPP en nuestro país terminarán el año con su aspecto y organismo renovados. El tiempo dirá si son también más creativas y eficaces.

En tercer término y por último, la creación de Wunderman Thompson España supone un nuevo hito en un año en el que ya se han producido en el mercado español de agencias dos operaciones muy significativas por relevancia de las marcas implicadas y por volumen. Se trata de la adquisición de Shackleton por parte de Accenture Interactive y de la compra de Comunica + A por parte de Dentsu Aegis Network.

Los tres planos que se han descrito hablan de nombres clásicos que se renuevan, refuerzan y tratan de ampliar su campo de juego en aras de un mejor servicio al cliente y lógicamente, de obtener más ingresos. Hechos los cambios, se abre la expectativa.

Comentarios

Publicar un comentario

If you have a TypeKey or TypePad account, please Inicia sesión