Anuncios Blogs

Publicidad

Intro

Tu opinión

'En el corazón del ‘native’'. Un artículo de Antonio Pacheco

Entiendo que ustedes, que son personas de bien, ya habrán devorado del tirón la magna obra audiovisual que en ocho inolvidables capítulos -que bien nos hubiera gustado que se extiendieran a dieciséis o, por qué no, a ciento dieciséis- nos relata las vivencias cotidianas del valladar inexpugnable del conjunto madridista y del combinado nacional, Sergio Ramos.

Más allá de la excepcional calidad que demuestra el camero sobre los terrenos de juego urbi et orbe, esta arriesgada apuesta documental de Amazon Prime Video nos permite apreciar en toda su variedad de matices la riqueza del mundo interior del aguerrido central madridista. Un hombre que, satirizado por la crudeza injusta de las descarnadas redes sociales, se resiste a abandonar el estilismo gorril Peaky Blinders en modo Raphael “digan lo que digan los demás”. Un personaje que trasciende las líneas de cal para mostrar su multifacetismo como coleccionista de arte, criador de caballos de alta gama, trend setter y preparador de meriendas infantiles de riquísimo tronío.

Por supuesto, cómo no destacar también a su hermano René, el George Constanza del Sergio Ramos Seinfeld, con una habilidad para caer bien sencillamente encomiable. O a esa Pilar Rubio transmutada en Elaine, que nos deja entrever en cada escena un subliminal “madre mía, qué cruz llevo con estos dos”. Seinfeld, Los Soprano, Friends, Years and Years, Wild Wild Country, Los ladrones van a la oficinaEl corazón de Sergio Ramos es una amalgama perfecta de referencias audiovisuales que la convierten en la serie definitiva. Incluso cuenta con unas gotas de Furia, gracias a la presencia del galáctico corcel Yucatán de Ramos.

Algunos columnistas como Jabois o Sergio del Molino han advertido cierta chanantización en los protagonistas. No es mi caso. Cierto es que me habría encantado que, antes de entrar a su casoplón moralejero, Ramos hubiera entonado mirando a cámara: “Vivo con Pilar Rubio en un castillo. A veces lo traigo gordo, a veces lo traigo fino. Vivo con Pilar Rubio en un castillo. Cartón de leche, pijama de lino”. No ha sucedido así, por tanto no alcanzo a ver la conexión Muchachada Nui en esta insigne obra.

Si han aguantado hasta aquí, a estas alturas estarán pensando:

1.- espero que Pacheco esté aquí con el modo irónico ON.

2.- Pacheco ha perdido definitivamente la cabeza.

No descartando nunca la opción b), en esta ocasión me decantaría más por la posibilidad a). Por eso me sorprendió tanto que, el 23 de septiembre, @elpais_deportes publicara este curioso tweet: ‘Una serie difícil de definir y clasificar, como su protagonista. Sorprendente, divertida, reflexiva, que transporta al espectador más allá del balón y la portería. Sobre el verde, pero fuera de él. Conoce ‘El Corazón de Sergio Ramos’, de @PrimeVideoES’.

No sé, Rick. Parece falso.

Antonio Pacheco Columna

Como muchos, utilizo la cuenta de El País Deportes para informarme de lo que pasa en el mundo que más me gusta. Y me sorprende esta manera tan cruda de utilizar el native advertising sin avisar de que lo es. Parece una opinión de un crítico de El País sobre la serie amazonera, lo que diría muy poco de la calidad de los críticos de uno de los medios de comunicación de referencia. Luego le da uno al link y ya entra en una landing hagiográfica sobre la vida y, sobre todo, los milagros de Sergio Ramos, bajo el microparaguas PUBLIESPECIAL EL PAÍS colocado estratégicamente en el córner superior izquierdo. O sea, lo que viene siendo un publirreportaje de toda la vida. O, si me aprietan, un remitido.

Tengo la impresión de que el branded content y el native advertising no van por aquí. Especialmente cuando la historia que cuenta la campaña va tan separada de la realidad del producto.

Comentarios

Publicar un comentario

If you have a TypeKey or TypePad account, please Inicia sesión