Búsqueda avanzada

Anuncios Blogs

Publicidad

Intro

Tu opinión

'La guerra de los mundos'. Un artículo de Mario Sánchez del Real

Nunca se puede decir que el progreso es progreso en sí mismo, eso depende de la capacidad del ser humano de interpretar positivamente las herramientas y nuevos entornos que se le ponen delante y el uso que haga de ellos. Eso es lo que sucede con la tecnología, pero también con la comunicación.

El mayor uso de la tecnología para las relaciones humanas, por ejemplo, está haciendo que las personas interactúen menos o incluso dejen de lado el contacto personal por otro más virtualizado. Lejos de entrar en el debate directo de si estamos mejor que hace treinta años, dejar claro que yo soy más de bares que de WhatsApp y más de música en vivo que de lista de Spotify. Viejuno que es uno, supongo...

Ahora con una pandemia, nos encontramos en un entorno de necesidad absoluta de dejar el contacto físico y teletrabajar o teleinteractuar. Hoy, de forma paradójicamente obligatoria. ¡Qué mal lo vamos a pasar los de los bares! Por cierto, es también una realidad el cierre paulatino de estos tan humanos establecimientos los últimos años, un desastre para los amigos de Mahou.

MARIO SANCHEZ DEL REAL OK

Lo increíble de esta vuelta de tuerca para marcar distancias entre las personas es que en un mundo en el que ya estábamos alerta de las fake news y de las informaciones deformadas, no sé qué va a ser de nosotros si nos encierran conectados a la wifi madre. Somos carne de fake news y de contenidos de cuñaos. La historia se repite siempre, again and again... La prueba: en 1938 un jovencísimo Orson Welles ¡con 23 años! , hacía un programa de radio (el medio estrella de la época), que se basaba en una dramatización de la obra de ciencia ficción del conocido escritor inglés HG Wells, la famosa novela La guerra de los mundos.

La ya conocida obra viene muy a cuento por ambos temas, la desinformación en medios masivos y la propagación de un virus que acaba matando a los alienígenas invasores. Salvo los hombrecillos verdes, lo demás muy de actualidad.

Aparte de lo increíble de que este hombre visionario, HG Wells, escribiera a finales del siglo XIX y en plena época victoriana títulos como La máquina del tiempo, El hombre invisible, Los primeros hombres en la luna o la propia La guerra de los mundos, impresiona lo actual de sus pensamientos, salvando distancias de solo algo más de un siglo.

Volviendo a los visitantes verdes, el programa de radio del otro joven Welles (Orson), se puso en marcha tras avisar en su arranque de que era un contenido de ficción.

Dicho programa de variedades estaba lleno de noticias falsas narradas por falsos reporteros comentando la caída de meteoritos que a la postre eran las naves de marcianos invasores, como si de verdad sucediera, casi a modo de reality. El problema es que aunque hubo varios avisos a lo largo de los 60 minutos que duraba la emisión de que esta no era real, nadie cayó en la cuenta de qué pasaba si los oyentes se incorporaban durante la misma sin escuchar los avisos, cambiando por completo la sensación y la forma de entender lo que realmente sucedía.

Hablamos del mayor momento fake news de la historia, que generó un caos y una reacción de pánico e histeria en la población de Nueva York y Nueva Jersey, que realmente creyó estar siendo atacada por seres extraterrestres. Welles el joven casi acaba detenido, pero en realidad fue su disparadero a la fama. Se demostró así la capacidad de los medios y su influencia en la población.

BULOS

Muchas cosas no cambian. Ni el hecho de creernos noticias que recorren los medios sociales sin control, desde fuentes que en la mayoría de los casos no certificamos, ni el que a los bulos, cuanto más graves e impactantes, más pábulo se les da. El mundo de la realidad vs. el mundo de la realidad virtual y social.

Y en esto, señores, estamos. Viviendo un momento inesperado en nuestra moderna era del siglo XXI de las comunicaciones, siendo atacados por un inédito virus que se propaga como las propias noticias fake al respecto.

El coronavirus será vencido como los aliens extraterrestres de HG Wells, pero no vamos a vencer tan fácilmente las irracionales reacciones humanas ante un ataque masivo de esta magnitud ni su habitual tendencia a creerse todo lo que se publica en los medios y sobre todo en redes sociales.

Tampoco será fácil afrontar el panorama económico que puede llegar tras la devastadora reacción en cadena consecuencia del pánico. Más aún si cabe en nuestro sector publicitario, basado en el consumo.

Veremos cómo acaba esta guerra de nuestro mundo y esperemos salir indemnes y reforzados de ella. Mucha suerte compañeros.

Comentarios

Publicar un comentario

If you have a TypeKey or TypePad account, please Inicia sesión